El Banco más bonito del Mundo

El Banco más bonito del Mundo está en Loiba, Galicia.

Un vecino Oritguerés, en Loiba, Galicia, decidió instalar un banco de madera al borde de los acantilados de Loiba. Este banco quedó situado en el Mirador de Coitelo y con una orientación que permite disfrutar de una espectacular panorámica de los preciosos acantilados y de todo el inmenso ancho mar. Este banco es conocido como El Banco más bonito del Mundo.

Mirador de Coitelo

Los acantilados de Loiba se encuentran en Galicia, confluyendo entre la Sierra de la Faladoira y el Atlántico, la Ría de Ortigueira, el puerto de Espasante y el Cabo de Estaca de Bares.

Los arenales de Loiba

Loiba alberga una serie de arenales como son: riberia grande, ribeira do carro, o picón, gaivoteira y coitelo. Estos sistemas estrechos permanecen ocultos cuando llega la pleamar (marea alta) y para llegar a ellos será necesario descender por el sinuoso sendero que desciende hacia el mar.

Altura de los acantilados

Loiba se levanta majestuoso en sus diferentes cotas de entre los 80 y los 160 metros que se elevan con la elegancia de aquello que ha sido construido por la naturaleza.

Turismo en Loiba

Los acantilados de Loiba han ido consiguiendo un lugar preferente para el turismo como una cita obligada en la que las maravillosas panorámicas que se obtienen al asomarse a ellos gratifican y satisfacen al viajero más experimentado. Esta actividad, que cada vez se reparte más durante el año; aunque es en verano cuando más afluencia de público se congrega, impresiona la primera vez que se contempla y emociona cuando ya se ha conocido y se lleva tiempo sin ver. (Xoán – A Coruña)

Cómo acceder a Loiba

La mayor parte de la zona es accesible a través de pistas forestales y senderos, por los que alcanzar playas y diferentes miradores desde los que dejarse llevar por la vista y el olfato. Digno de mención es Estaquín de Sigüelos.

Los vientos de Estaca de Bares

Aquí el mar huele a historia, y el yodo te llega hasta las entrañas. Estos vientos son tan sanos que cuando se han respirado por todos los poros ya no se vuelve a ser el mismo.

Las furnas

La costa está tan batida por el mar que puedes observar cómo sólo la naturaleza es capaz de tallar sencilla, pero magistralmente, la piedra a su antojo. Están las “furnas” que son cuevas existentes del acantilado de Loiba. La más conocida de estas furnas en la Penafurada.

El banco más bonito del mundo

El Banco más Bonito del Mundo, en Loiba, Galicia. (Imagen: La2 TVE)

El festival de Ortigueira

Resulta que mientras se celebraba un festival musical de Ortigueira, un grupo de artistas procedentes de Escocia –y que actuaban en el festival- se prodigaron a conocer las proximidades de tan bella zona gallega como es Loiba y Estaca de Bares. Estos músicos escoceses descubrieron con enorme agrado un banco solitario que esperaba ser utilizado por quien deseara la comodidad de su madera y la enorme vistosidad de sus vistas.

Tras la experiencia de acomodarse en el banco, escribieron -tras uno de los tablones verticales- “El Mejor Banco del Mundo”, siendo esa frase lapidaria con la que se ha ganado la fama mundial que le precede desde que lo inmortalizara el fotógrafo Dani Caxete, recibiendo por ello una mención especial por una fotografía nocturna del mejor banco del mundo en Loiba.

Me habían hablado mucho de ese lugar fantástico. Había visto cientos de fotografías, tanto nocturnas como diurnas. El sencillo banco de madera me esperó hasta que un día no pude contenerme y viajé hasta él. Al llegar, la sensación de su cobijo y la visión del paisaje que me permitía -cómodamente- disfrutar me conquistó para toda la vida. Loiba es maravilloso. Estaca de Bares es -sin duda- la Reyna del Norte. (Fernando – Madrid)

Fotografiarse en el Banco más bonito del Mundo

La fama creció hasta límites casi imposibles de calcular cuando el proyecto TWAN de la Unesco destacó esa fotografía, incluyendo el banco. En la imagen se ven los cielos puramente estrellados y libres de contaminación lumínica de Loiba y la extensa panorámica del Cabo de Estaca de Bares hasta el Cabo de Ortegal.

¿Te ha gustado este artículo? Compártelo